jueves, 20 de noviembre de 2008

Qué hacer ante un accidentado por quemadura

Lo primero es eliminar la causa: apagar el fuego, apartar al herido de la fuente de calor y, si tiene las ropas en llamas, envolverlo con una manta para apagar el fuego. Si las ropas son de tejido sintético y están adheridas a la piel, no hay que intentar despegarlas.
Inmediatamente después, y lo antes posible, enfriar las regiones quemadas con agua del grifo, la ducha, etc. No utilizar hielo, sino agua, puesto que el hielo puede también quemar y, además, el agua realiza una función de limpieza: si la quemadura se ha producido con productos químicos, es muy importante hacer correr el agua sobre la parte afectada.
Si existen ampollas, no hay que romperlas sino simplemente tapar la zona afectada. Primero con gasas estériles cubiertas de parafina, para evitar que se peguen a la piel, y luego con una venda estéril o, si no se dispone de ella, con una sábana o lienzo limpios, y llevar al herido al centro sanitario más próximo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario