jueves, 20 de noviembre de 2008

¿Qué hacer ante un "mal de montaña"?

El mal de montaña agudo requiere, en primer lugar, un cierto reposo, con disminución del esfuerzo para evitar el agotamiento, pero manteniendo una ligera actividad. No suele precisar un descenso inmediato. A continuación, administrar abundante agua. Deben evitarse los productos o comidas muy salados. Si se sospecha un mal de montaña con edema pulmonar o cerebral, es necesario el reposo en cama, administración de oxigeno y, si no hay mejoría, descenso inmediato a alturas inferiores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario